viernes, 24 de julio de 2009

Inauguración del nuevo edifico del Centro de Ciencias de Benasque 'Pedro Pascual'

14.7.2009.


La consejera Ventura y la ministra Garmendia

En Aragón Liberal

El Centro de Ciencias de Benasque se ha convertido en un referente internacional como sede de reuniones científicas de alto nivel. La construcción del Centro, en el que se han invertido 2,7 millones de euros, ha contado con la financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y del Gobierno de Aragón.

La consejera de Ciencia, Tecnología y Universidad, Pilar Ventura, y la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, han inaugurado hoy el nuevo edificio del Centro de Ciencias de Benasque 'Pedro Pascual'.

El nuevo Centro, diseñado como un equipamiento singular, está especialmente ideado para organizar conferencias de alto nivel. El edificio cuenta con una superficie construida de 1.800 metros cuadrados y alberga en tres plantas, salas de reunión, despachos para investigadores, zonas de descanso y despachos de dirección y gestión. En su diseño se han adoptado especiales medidas de ahorro energético, incorporando un alto grado de aislamiento energético, calefacción por biomasa y paneles solares.

En los últimos catorce años el Centro de Ciencias de Benasque 'Pedro Pascual' se ha convertido en un centro de referencia mundial para encuentros científicos del máximo nivel. El Centro aragonés compite con los dos centros más prestigiosos del mundo de características similares: Aspen Center for Physics (Colorado, USA) y Centre de Physique des Houches (Saboya, Francia). Fundado en 1995 por iniciativa de científicos de las Universidades de Barcelona y Zaragoza, ha alcanzado un destacado prestigio, no sólo en el campo de la Física como sus competidores, sino también en áreas de Química, Matemáticas, Genética y Ciencia de Materiales.

Para mostrar el verdadero impacto del centro en la esfera internacional basta reseñar que más de 500 artículos científicos concluyen agradeciendo al Centro la ayuda prestada en la génesis o desarrollo del trabajo. Asimismo, en estos catorce primeros años han participado en las actividades del Centro más de 350 científicos norteamericanos y 1500 europeos de primer nivel. Entre los participantes cabe destacar la presencia de varios premios Nóbel (A. J. Leggett, P.G. de Gennes, D. Gross y S. T. Yau,) y Príncipe de Asturias (I. Cirac, P. Echenique y M. Cardona) que en algún caso han participado como propios organizadores y promotores de sesiones. El prestigio del Centro también ha logrado que los Directores de los mejores Laboratorios y Centros Internacionales (Harvard, Cambridge, Princeton, Santa Bárbara, MIT, Centro de Energía Atómica de Francia, Max-Planck, etc) han participado en la organización de sesiones.

Desde sus orígenes el Centro ha promovido el desarrollo científico y tecnológico de Benasque y su comarca. Realizó la primera conexión pública a la red Internet, la primera página web (http://dftuz.unizar.es/benasque.html) y contribuyó a inspirar la creación de empresas de comercio electrónico de gran éxito comercial (Barrabés.com). También mantiene un amplio programa de divulgación científica enfocado a estudiantes, residentes y visitantes.

El Centro está regido en la actualidad por la Fundación Centro de Ciencias de Benasque que se creó en 1999 y cuyos patronos fundadores son: Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Huesca, Ayuntamiento de Benasque y la Universidad de Zaragoza. Posteriormente se unieron el Ministerio de Ciencia e Innovación y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. El primer director del Centro fue Pedro Pascual. A su fallecimiento la fundación puso su nombre al Centro. La financiación del mismo se debe a las aportaciones de los patronos así como a las de otras instituciones públicas (Unión Europea, European Science Foundation, National Science Foundation, Generalitat de Cataluña, Universidad de Barcelona, Universidad Autónoma de Madrid) y privadas (Iberdrola, BBVA y Silicon Graphics).

domingo, 12 de julio de 2009

III Plan de Refugios del Gobierno de Aragón

12.7.2009.


En Aragón Liberal

El Pirineo aragonés cuanta actualmente con 11 refugios de montaña, dos de ellos al aire libre en Armeña y Urdiceto. En la zona del pre-Pirineo hay otros dos, uno en Alquézar y otro en Riglos.

La consejera de Educación, Cultura y Deporte, María Victoria Broto, ha visitado las instalaciones del refugio Ángel Orús, en la localidad de la comarca de la Ribagorza de Sahún. Se trata de uno de los refugios que están dentro del proyecto de ampliación del III Plan de Refugios que puso en marcha el Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Huesca y la Federación Aragonesa de Montañismo a principios de año y dará cobertura hasta el 2011.

Este proyecto cuenta con un presupuesto global de 4,1 millones de euros para la construcción de nuevos refugios en montaña y la ampliación de las infraestructuras de los ya existentes, como es el caso del Ángel Orús.

El Ángel Orús, más conocido entre los montañeros como El Forcao, posee cerca de 100 plazas de hospedaje. Para llegar hasta se debe coger, desde la población de Eriste, la carretera dirección Benasque y a unos 400 metros a mano izquierda se encuentra el aparcamiento l Estal desde donde se encuentra un sendero que conduce al refugio.

Dentro del tercer Plan está previsto de nuevos espacios como el del refugio de Bachimaña, en Panticosa y el proyecto de refugio en el sector del Ibón del Cap de Llauset, en la provincia de Huesca. Además, habrá actuaciones de remodelación, respetuosas, con el entorno en el de Estós en Benasque, el de Góriz en Fanlo, el de Pineta en Bielsa, el de Lizarra, Casa de Piedra, Morata y Rabadá-Navarro.

El Pirineo aragonés cuanta actualmente con 11 refugios de montaña, dos de ellos al aire libre en Armeña y Urdiceto. En la zona del pre-Pirineo hay otros dos, uno en Alquézar y otro en Riglos. Por último, en el Sistema Ibérico, están el Rabadá Navarro y el Albergue de Morata.

Anteriores planes

El Gobierno de Aragón, la Diputación de Huesca y la Federación de Montañismo suscribieron su primer acuerdo en materia de refugios en 1991, acuerdo que supuso la creación de nuevas instalaciones y la remodelación de edificios deteriorados, actuaciones que desde entonces han contribuido de forma importante a elevar el nivel de montañismo y sus condiciones de seguridad en Aragón.

El segundo Plan se firmó para el periodo 2004-2007 con el fin de dar continuidad a las actuaciones anteriores y reforzar los refugios aragoneses como centros de soporte logístico necesario para actuaciones de rescate y evacuaciones.

Los refugios de Aragón desempeñan, además, una labor permanente de formación al albergar cursos de iniciación al montañismo para jóvenes y niños procedentes de clubes y centros escolares.